CREAMOS COMO MARUJA MALLO, LA SURREALISTA OLVIDADA

Contaba Maruja Mallo en una entrevista para Televisión Española que una vez, paseando por la Puerta del Sol con DalíLorca y Margarita Manso, decidieron quitarse el sombrero. La gente que había en la plaza en aquel momento empezó a apedrearlos y mientras les llamaban maricones los echaron de allí, como si hubieran hecho un descubrimiento, decía Maruja, del nivel de Copérnico. De este acto vendrá que tanto la artista de la que ya he empezado a hablar como las demás mujeres de la Generación del 27 fueran nombradas como las Sinsombrero. 

Todas han caído en el olvido. 

Y no han sido las únicas.Son muchas las mujeres fascinantes  que 
olvidaron  nuestros libros y que construyeron 
 la vanguardia de este país. Fueron políticas, maestras, escritoras, actrices, pensadoras, milicianas y fueron perseguidas por ello. Con la llegada de la Guerra Civil muchas de ellas tuvieron que exiliarse y, después, en una especie de segundo exilio, su voz fue silenciada o discriminada de las grandes líneas de la historia. Son mujeres que han construido país, que han luchado por la emancipación, por la democracia y que, a cambio, han recibido represión y silencio. 



¿QUÉ SABEMOS DE MARUJA MALLO?

María Gómez González, más conocida por el seudónimo de Maruja Mallo, nació en Viveiro (Lugo) el 5 de enero de 1902 y falleció en Madrid el 6 de febrero de 1995. Fue una de las figuras más importantes de la generación del 27. Artista revolucionaria, formó parte de los movimientos de vanguardia en Madrid junto a los grandes nombres del momento, como Dalí, Alberti, García Lorca o ramón Gómez de la Serna. Tras el estallido de la Guerra Civil, Mallo se exilió en América Latina y fue relegada al olvido.



MARUJA MALLO Y RAFAEL ALBERTI. UN AMOR CREATIVO Y UN OLVIDO PREMEDITADO

 Una de las peores formas de la degradación humana es la eliminación de la memoria.

 Si se niegan los recuerdos,la memoria de  lo vivido se esfuma.

Si el otro reniega del recuerdo de las experiencias y el tiempo compartido sólo quedan fantasmas, ensoñaciones que ponen en duda la veracidad del relato contado por su protagonista. Rafael Alberti negó a Maruja Mallo, la negó como compañera sentimental y la negó como influencia artística.Años más tarde lo reconoció.

Fueron novios, cómplices durante  5 años.En julio de 1929, aparece publicado en La Gaceta Literaria un poema inspirado y dedicado a Maruja Mallo por Rafael Alberti bajo el título La primera ascensión de Maruja Mallo al subsuelo:

Tú,

tú que bajas a las cloacas donde las flores más flores son ya unos tristes salivazos sin sueños
y mueres por las alcantarillas que desembocan a las verbenas desiertas
para resucitar al filo de una piedra mordida por un hongo estancado,
dime por qué las lluvias pudren las hojas y las maderas.
Aclárame esta duda que tengo sobre los paisajes.
Despiértame.

En "Elementos para el deporte" (1927) y en la actualmente desaparecida "Ciclista" (1927) se exalta la cultura del ocio deportivo como uno de los pilares fundamentales de la mujer dinámica, y en clara contraposición a las prácticas de la época en las que el ocio de la mujer se reducía a refinadas labores caseras, que excluyesen cualquier esfuerzo físico que pudiese arruinar la imagen y los inmaculados atuendos femeninos.

A nuestros alumnos de 5º,  les ha llamado la atención " la diversidad de elementos aparentemente sin relación, que Maruja Mallo dibujó en "Elementos para el deporte"..¿avionetas y  abanicos junto a raquetas de tenis? Todos los objetos simbolizan un deporte...sólo había que trasladarse al pasado...¡Y así lo entendieron! 

Por ello, han decidido quedarse en el presente y de "forma cooperativa" han decido crear un collage con objetos que a primera vista pueden no tener relación, pero ya lo creo que la tienen...¡Y mucha!

Han creado un "collage" que representa el tipo de educación en el que creen...en la que creemos... ¿Adivináis  el tema y el título?

        DISEÑAMOS CON MUCHA RESILIENCIA...
COMPONEMOS POR EQUIPOS...

            LAS INTELIGENCIAS MÚLTIPLES


¡GENIAL!

¡GENIAL!

¡GENIAL!


¡GENIAL!